Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

  • Asociación Punto y al arte

    La Asociación Punto y al arte tiene como objetivo fundamental la promoción de autores y creadores que en nuestro modesto parecer son excelentes. Pueden ser más o menos conocidos, pueden ya haber salido a la palestra o no. A través de esta página y a través de nuestras publicaciones, queremos compartir todo aquello que nos apasiona, sabiendo que hay una "inmensa minoría" que disfruta de las mismas cosas que nosotros.
  • Participa

    - Envíanos tus poemas, cuentos, fotografías, etc.
  • - El consejo editorial de Punto y al arte seleccionará y publicará los mejores.
  • - Participa también opinando sobre las obras aquí expuestas.
  • Correo electrónico

    punto.y.al.arte @ gmail.com
  • Posts Más Vistos

  • Síguenos en Facebook

    facebook
  • Tu correo electrónico.

  • Suscribirse

  • Meta

Posts Tagged ‘Oscars’

La cinta blanca

Posted by asociacionpya en marzo 9, 2010

La cinta blanca es casi una obra maestra. Dura, desapacible, oscura a pesar de la maravillosa claridad de los trigales que fotografía, la película con la que Michael Haneke nos sorprende es mucho más que una obra sobre una época histórica. La recreación de un pueblo alemán en el año previo al estallido de la primera guerra mundial, da pie a la puesta en escena de un panorama sobrecogedor. Impresiona pensar que Hitler se crió en un lugar así, que Hitler pudo vivir un ambiente parecido en su casa, en su comunidad… Pero en realidad no son hechos históricos lo que Haneke quiere contar, de lo que el director alemán quiere hablar es del efecto devastador que puede provocar el mal que un ser humano causa a otro y lo hace de una forma perfecta.

En el colectivo que Heneke nos presenta existen dos relaciones perversas: la relación del poderoso (del barón avaro, mezquino, vengativo e injusto) frente a sus gobernados y la relación entre padres (también injustos, también brutales) y sus hijos. Con el trasfondo de la primera, de las relaciones sociales de poder, el guión se centra en la segunda con lo que el tema predominante en la película es la educación, destacando lo importante que es lo que el individuo vive en su niñez y adolescencia. La película es dura pues se muestra toda la basura que hay dentro de las familias y de las casas: el maltrato físico y psíquico, los abusos sexuales, la educación férrea, el peso de una religión protestante que se usa como instrumento de poder y de humillación, la hipocresía de una sociedad que predica el bien y que no lo practica. En la película los protagonistas son los niños, la pureza que se corrompe, la infancia dolorida que aplica exactamente la justicia que se les enseña: el rencor y la venganza.

Llama la atención que en esa educación se echa de menos la presencia de las mujeres. Las madres o están muertas o ausentes de alguna manera (no protegen, no salvan). Se impone la primacía masculina, los instintos (la sexualidad, la violencia) más animales. Es la madre la que falta, es la ternura, la bondad, la protección la que falta. El resultado es un grupo de críos que forman su propia “sociedad” aparte reproduciendo lo que han aprendido. Cualquiera de los personajes, cualquier ser humano que haya sufrido como estos personajes podría convertirse en un monstruo como lo fue Hitler.

Pocos adultos parecen estar al margen de la barbarie. Sin embargo, unos se resignan, a uno se le castiga y otro (el maestro) simplemente observa y narra sin entrometerse. La resonancia con la época hitleriana es también evidente: la destrucción implacable de los justos, la pasividad de la gran mayoría influyó también en todo lo que ocurrió en Alemania.

El film es tan complejo que podrían comentarse muchas cosas. La atención a los mínimos detalles, la forma de exponer lo más repulsivo sin mostrarlo directamente, el modo en que una película de dos horas y media no se hace larga, la manera en la que el director consigue que el espectador se meta de lleno en el ambiente que se narra, el desconcierto que causa el hecho de que todas las historias se queden abiertas y los misterios inconclusos… Es esto último lo que no permite que la película sea redonda pues el espectador busca respuestas a los enigmas. Haneke, sin embargo, parece haberlo hecho a conciencia, obligando al espectador a unir historias y pensar conclusiones.

La película ha estado nominada al Oscar y no se lo ha llevado. No se pueden quitar méritos a El secreto de sus ojos pues es preciosa, sin embargo, la profundidad, la universalidad de la obra de Haneke, la hace quizá más interesante, más intemporal y más intensa.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Enlaces relacionados:

El secreto de sus ojos

Los falsificadores

Anuncios

Posted in Cine y televisión | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

Los falsificadores

Posted by asociacionpya en septiembre 11, 2008

Es increible la cantidad de historias, sabidas y no sabidas, que se han contado y quedan por contar sobre el Holocausto judío. Con todas y cada una de las historias reales de los que vivieron ese drama, de los muertos y de los supervivientes, de los torturadores, de los traidores, de los héroes, de los que lo vivieron a distancia y de los que se implicaron… puede hacerse una película y el tema es inagotable. Esto es así hasta el punto de que el cine histórico centrado en esa época, el cine de nazis, puede considerarse ya un género en si mismo.

Los falsificadores es una historia más de este género: interesante (por nueva y original) y bien contada, que es lo que nos interesa. La película narra la historia real de Salomon Sorowitsch, famoso falsificador judío que es internado en un campo de concentración para dirigir la que hasta ahora ha sido la mayor estafa de la historia: la falsificación de libras y dólares por parte de los alemanes para tratar con ello de hundir la economía de los aliados.

Nunca hasta ahora nos habían contado este episodio de la guerra, la llamada Operación Bernhard. Su director, Stefan Ruzowitzky, nos la cuenta y nos la cuenta bien: no hay recreación en el drama ni tópicos, no hay simplismo ni conclusiones fáciles. El gran hallazgo de la película es el personaje protagonista interpretado de forma brillante por Karl Markovics. Rodeado de otros personajes de rasgos más reconocibles, Sorowitsch no es el idealista ni el héroe sino un personaje extremadamente real y complejo, el que ante los distintos dilemas morales que se van planteando a lo largo de la película elige hacer el bien pero no de una forma transparente y osada sino en silencio, con cuidado, disfrutando de sus privilegios como preso “de lujo”, intentando dejar de lado lo que pasa al otro lado del muro que los aísla de los condenados, intentando salvar el pellejo en vez de salvar el mundo, con la conciencia bien clara pero escondida detrás del practicismo, pero no por cobardía o vileza sino por puro instinto de supervivencia.

La película, en digna pugna con Persépolis, obtuvo el Oscar a la mejor película en habla no inglesa en 2007.

…………………………………………………………………………………………………………

También te puede interesar:

La vida de los otros

Persépolis

Posted in Cine y televisión | Etiquetado: , , | 2 Comments »