Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

  • Asociación Punto y al arte

    La Asociación Punto y al arte tiene como objetivo fundamental la promoción de autores y creadores que en nuestro modesto parecer son excelentes. Pueden ser más o menos conocidos, pueden ya haber salido a la palestra o no. A través de esta página y a través de nuestras publicaciones, queremos compartir todo aquello que nos apasiona, sabiendo que hay una "inmensa minoría" que disfruta de las mismas cosas que nosotros.
  • Participa

    - Envíanos tus poemas, cuentos, fotografías, etc.
  • - El consejo editorial de Punto y al arte seleccionará y publicará los mejores.
  • - Participa también opinando sobre las obras aquí expuestas.
  • Correo electrónico

    punto.y.al.arte @ gmail.com
  • Posts Más Vistos

  • Síguenos en Facebook

    facebook
  • Tu correo electrónico.

  • Suscribirse

  • Meta

Días de vino y rosas

Posted by asociacionpya en febrero 10, 2010


Días de vino y rosas fue concebida originalmente como una obra teatral para televisión por J.P. Miller pero se convirtió en una historia clásica en el momento en que Blake Edwards llevó la historia al cine en 1962 en una película inolvidable. La obra es una reflexión sobre el problema del alcoholismo, didáctica de alguna manera, sin embargo, no se convierte en ningún momento en un panfleto y consigue erigirse en una verdadera obra de arte, en la que el gran hallazgo es mostrar la caída, no de una persona, sino de una pareja. El drama que se muestra sobre el escenario no es el del alcohólico solitario, sino el de de dos personas que se aman y se hunden juntas, dos personas que aún teniéndolo todo se dejan arrastrar irremediablemente y se lanzan, en una unión autodestructiva (es agobiante como se empujan uno a otro) a un abismo.

Silvia Abascal es una chica guapísima. belleza natural a la que acompaña una delgadez lánguida pero no enfermiza, una delgadez elegante. Una de las mujeres más guapas que he visto en la vida real. En esta obra dirigida por la directora Tamzin Townsend esa belleza, esa presencia en el escenario, no sirve sin embargo para destacar un buen trabajo como actriz. Su actuación es correcta pero nada más. Quizá es su juventud la que hace que no llegue a brillar, quizá… lo que sí está claro es que es difícil destacar en una obra en la que sólo hay dos protagonistas, y en la que su compañero de reparto es un actor tan excepcional como Carmelo Gómez. Carmelo se bebe el escenario: desde la primera copa en el aeropuerto, en sus momentos de bebedor social, en las épocas en las que su adicción hace peligrar su trabajo, en los momentos de lucidez, se bebe el escenario y se come a los espectadores. No hay nada más dificil que lo que él logra hacer: hacer teatro sin teatralidad, hacer teatro y ser tan natural que el espectador ve al personaje y no al actor, al joven triunfador y al alcohólico y no al que finge ser ambas cosas.

El teatro se pone en pie para aplaudir a Carmelo Gómez. No a la historia, interesante pero ya conocida. Sino al actor. Al que es capaz de hacer su trabajo con esa brillantez espectacular. Los espectadores saben valorar la complejidad de su labor.

Carmelo Gómez fue Fermín de Pas en la serie de televisión La Regenta. Nunca hubiera imaginado al magistral con el físico de Carmelo. Después de la serie, sin embargo, no se me ocurre que ese personaje pueda ser interpretado por otra persona. Carmelo hace brillar todos los personajes que toca: en la televisión, en el cine. Ahora sé que es también un gran actor de teatro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s