Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

  • Asociación Punto y al arte

    La Asociación Punto y al arte tiene como objetivo fundamental la promoción de autores y creadores que en nuestro modesto parecer son excelentes. Pueden ser más o menos conocidos, pueden ya haber salido a la palestra o no. A través de esta página y a través de nuestras publicaciones, queremos compartir todo aquello que nos apasiona, sabiendo que hay una "inmensa minoría" que disfruta de las mismas cosas que nosotros.
  • Participa

    - Envíanos tus poemas, cuentos, fotografías, etc.
  • - El consejo editorial de Punto y al arte seleccionará y publicará los mejores.
  • - Participa también opinando sobre las obras aquí expuestas.
  • Correo electrónico

    punto.y.al.arte @ gmail.com
  • Posts Más Vistos

  • Síguenos en Facebook

    facebook
  • Tu correo electrónico.

  • Suscribirse

  • Meta

Nostalgias

Posted by asociacionpya en junio 27, 2009


David Carradine ha muerto, Farrah Fawcett Mayers ha muerto y ayer murió Michael Jackson. No es la primera vez que ocurre. Cada vez que algún famoso que “conoces” desde niña se muere algo tuyo se muere. No es un dolor real, no hay luto para el corazón, pero sí que hay un poco de nostalgia, quizá no tanto del personaje en sí como de la época en la que el personaje estaba de moda, de la época en la que realmente tú eras más joven.

Reconozco que no echo de menos aquella juventud. Mi timidez y toda la confusión de la adolescencia, el descubrimiento de lo más amargo de la vida adulta, algo a lo que era completamente ajena cuando era niña, el no tener apenas control sobre mi propia vida… Pero sí hay un punto de pena por el paso del tiempo, un punto de añoranza por lo que fuimos una vez, por lo que vivimos una vez.

Hoy por ejemplo he recordado que aún conservo la cinta de Thriller (NO el vinilo, ¡¡¡¡La cinta!!!!) y que en aquella época tenía un poster de Michael Jackson en mi habitación, que me gustaba mucho aquel disco, que me gustaban muchos sus videos (que eran casi películas), que me gustaba la ternura que desprendía en aquel poster (del Superpop, por cierto), que era un poco “fan” suyo, que incluso escribí un cuento (malísimo) sobre él porque era un personaje que me fascinaba.

Todo eso fue antes de que se operara tanto, de que se volviera blanco, de que su cuerpo y su cara se deformara, de que se volviera un personaje tan estrambótico. Hace tres días me hubiera dado vergüenza decir que me encantaban los Ángeles de Charlie y que un día me gustó Michael Jackson que, por cierto, últimamente me parecía un hortera bastante raro y patético. Hoy no, hoy no me avergüenzo. Me siento un poco ya como la abuela Cebolleta, pero imagino que lo cuento como un pequeño homenaje a algunos personajes que formaron parte con su presencia mediática de mi juventud, en realidad, como un tributo a mi propio pasado, a mi propia vida que poco a poco, como la de ellos, también se va escapando.

Anuncios

4 comentarios to “Nostalgias”

  1. Majo said

    A mí me parece también que toda la gente que bravuconamente quizás hacían comentarios despectivos al nombrar a Michael Jackson en los últimos tiempos (confieso que yo misma lo he hecho, no bravuconamente pero con esa vergüencilla de algo horterizo…), recuperamos ayer parte de nuestra infancia y adolescencia como un flashback masivo.

    Los que alucinamos con el Thriller y comprábamos el SuperPop (aquí otra que lo hacía ;)) ayer fuimos un poco más mayores. Se nos fue otro eslabón de los que nos unen al pasado, como empezaron a irse eslabones al morir María Luisa Seco, Sonia Martínez o Torrebruno, por poner tres ejemplos que me han venido sin necesidad de escarbar demasiado.

    Ese ver que las personas y cosas que habitan nuestros recuerdos van desapareciendo físicamente quizás nos hace ver que nosotros también vamos desapareciendo físicamente en forma de años que van pasando.

    Lo comenté por otros sitios ayer. La muerte de Michael me entristeció sobremanera, más que la de Antonio Vega, más que la de Benedetti, más que la de Farrah. No sé si recordar esos bailes en las cocheras con las amigas imitando a los zombies o tener esa cazadora roja en la mente como un recuerdo de un poster que tenía mi prima -fanática suya esos años- colgado en su habitación infantil.

    Tanto pesar, y todo porque no murió un hombre de cincuenta años, sino un niñito vivaracho y carismático. Y cuando muere un niño es imposible no venirse abajo.

    Besos

  2. AZ said

    Hola Majo. Gracias por entender perfectamente lo que he escrito y por añadir otras pinceladas que también suscribo 😉

  3. Fantástico post Ana.

    Un beso

  4. asociacionpya said

    Gracias Vitor. Todavía tengo que sorprenderte de vez en cuando 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s