Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

  • Asociación Punto y al arte

    La Asociación Punto y al arte tiene como objetivo fundamental la promoción de autores y creadores que en nuestro modesto parecer son excelentes. Pueden ser más o menos conocidos, pueden ya haber salido a la palestra o no. A través de esta página y a través de nuestras publicaciones, queremos compartir todo aquello que nos apasiona, sabiendo que hay una "inmensa minoría" que disfruta de las mismas cosas que nosotros.
  • Participa

    - Envíanos tus poemas, cuentos, fotografías, etc.
  • - El consejo editorial de Punto y al arte seleccionará y publicará los mejores.
  • - Participa también opinando sobre las obras aquí expuestas.
  • Correo electrónico

    punto.y.al.arte @ gmail.com
  • Posts Más Vistos

  • Síguenos en Facebook

    facebook
  • Tu correo electrónico.

  • Suscribirse

  • Meta

The visitor

Posted by babayuq en marzo 27, 2009


De cómo, a golpes de djembé, Malik despertó la conciencia de Walter

Un día, el actor Tom McCarthy se hizo adulto, y decidió empezar a escribir y dirigir pelis; su primera obra, Vías Cruzadas (The Station Agent), ya fue una pequeña gran muestra de una tragicomedia independiente, premiada por crítica y público (aunque, como suele suceder a menudo, no vista por la suficiente gente).

En su segundo trabajo, nos deja una particular visión sobre la inmigración, sin grandes aspavientos, una mirada respetuosa, donde la economía expresiva da paso a la emotividad contenida, a la sutileza de una historia mesurada y maravillosa, en la que asistimos a la evolución de un personaje, un maduro profesor universitario de Connecticut, Walter Vale, a quien se le había “parado” la vida dos décadas atrás, hasta que conoce en Nueva York, por casualidades del destino, a la pareja formada por un sirio, Tarek, y una senegalesa, Zainab, ambos inmigrantes ilegales en esa antaño tierra de las oportunidades. Pero, ay, amigos, hubo una fecha, el 11 de septiembre del 2001, en la que casi todo cambió, y aquellos dos aviones dejaron algo más que un enorme hueco en lo que antes era el WTC, sembraron una semilla de miedo y desconfianza, los corazones se cerraron ante todo aquello que antes era bienvenido o, al menos, tolerado.

Los malos hados persiguieron a Tarek, confinado en uno de esos reductos del universal “vuelva usted mañana”, aquí llamado Departamento Americano de Inmigración. Pero antes de ello tuvo tiempo de tocar el corazón de ese viejo profe hastiado de la existencia, ese sonido del djembé hizo que el prota redescubriera que hay cosas por las que vivir, por las que avanzar, lo mismo que un día hizo Mouna, la madre de Tarek, cuando tuvo que irse de Siria.

En definitiva, a pesar de la sensación amarga que nos deja, la peli es una maravillosa historia de cambio y renovación, cargada de humanidad y sensibilidad, con una incorrección política medida y razonable, tal vez cine político sin pretensiones de ser político.

Anuncios

2 comentarios to “The visitor”

  1. Ana said

    Hola Pedro:

    Creo que así está mejor.

    A mí Vías cruzadas me pareció una película interesante. A ver cuando podemos ver The visitor.

    Ciao y suerte con “tus cosas” ;D

  2. Puco said

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s