Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

  • Asociación Punto y al arte

    La Asociación Punto y al arte tiene como objetivo fundamental la promoción de autores y creadores que en nuestro modesto parecer son excelentes. Pueden ser más o menos conocidos, pueden ya haber salido a la palestra o no. A través de esta página y a través de nuestras publicaciones, queremos compartir todo aquello que nos apasiona, sabiendo que hay una "inmensa minoría" que disfruta de las mismas cosas que nosotros.
  • Participa

    - Envíanos tus poemas, cuentos, fotografías, etc.
  • - El consejo editorial de Punto y al arte seleccionará y publicará los mejores.
  • - Participa también opinando sobre las obras aquí expuestas.
  • Correo electrónico

    punto.y.al.arte @ gmail.com
  • Posts Más Vistos

  • Síguenos en Facebook

    facebook
  • Tu correo electrónico.

  • Suscribirse

  • Meta

Gran Torino

Posted by babayuq en marzo 4, 2009


Gran Torino Eastwood por Tronan.Sobre lo viejo y lo nuevo

Eastwood es uno de esos tipos que deberían seguir siempre haciendo cine; sobre un guión anecdótico, una pequeñísima historia escrita por Nick Shrenk, y muchas menos pretensiones que su otra entrega del año, El Intercambio, Clint se curra un pedazo de historia sin desperdicio. Con una modesta apariencia, y un leit-motiv cercano al telefilm, la trama principal se presenta cruzada con una serie de subtramas de mucho más calado, siendo el eje central ese choque de tiempos, en el que Walt Kowalski se da cuenta, tras la muerte de su mujer, de que todo es diferente, el mundo que conocía se desmorona, y pequeños islotes de su tiempo apenas sobreviven ante la imparable oleada de cambios. En un principio, todo parecía indicar que se iba a convertir en el típico viejo cascarrabias, encerrado en su casa, y pendiente de echar a aquél que osara perturbar su lento caminar hacia la muerte, hasta que se da cuenta de que esos vecinos son algo más que amarillos que pisotean su césped, que la fuerza de las personas va más allá de la gilipollez de los prejuicios, y que siempre se puede aprender algo nuevo. No es tan duro como aparenta, empieza a empatizar con esa gente tan rara, esos Hmong que se ríen cuando alguien les grita, que cocinan cosas bastante más ricas que la ternera seca, tan americanos como él, viejo polaco, el tipo irlandés de la construcción, o el jodido italiano de la barbería. Ya no es el Detroit de la Ford, aunque el Gran Torino del 72 sea el símbolo de esos viejos buenos tiempos (ay, qué recuerdos de Starsky y Hutch), tótem de algo que nunca volverá, porque todo fluye, nada permanece.

La peli es un tour de force del Eastwood actor, cuatro años después de la última vez que se puso delante de las cámaras, componiendo un personaje crepuscular, un viejo al que aún le queda la última bala, que sabe susurrar, gruñir, escupir, amenazar con el dedo o con la mirada, tierno y cabronazo al mismo tiempo, un rol en el que no es descabellado imaginarse a un Harry Callahan jubilado, homenaje con vuelta de tuerca en la escena final, guiño al western. El resto casi existe para completar la personalidad de Walt, dentro de una corrección general en la que cabría destacar a Thao (el chico al que Kowalski da sus últimas lecciones de vida), a Sue (la chica que tiene esa rara cualidad de saber ver “más allá” de las apariencias), o al Padre Janovich, el cura con el que Clint comparte alguna de las mejores escenas de la peli (descacharrante, la confesión de los tres pecados de Walt). Formalmente, no hay mucho que decir de la fotografía, a cargo de Tom Stern, el habitual colaborador del director desde su Deuda de Sangre en el 2002, y mola la cancioncita que se marca Eastwood con Jamie Cullum en los créditos finales.

En definitiva, una pequeña gran película, en la que el veterano realizador da una tesis de cómo contar una historia humana y sencilla, de cómo reformular algo que habremos visto mil veces, como es eso tan viejo del choque de culturas.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El curioso caso de Benjamin Button

La ruta natural: No es Benjamin Button, es mejor

El intercambio

Anuncios

5 comentarios to “Gran Torino”

  1. bibliopblancas said

    Por lo que cuentas tiene muy buena pinta. Yo creo que me va a gustar más que El intercambio.

    A ver cuando dejamos de tar tan liaos… 😉

  2. asociacionpya said

    Harry el Sucio dice adiós.

    Reconozco que parte de culpa de que no haya acabado de gustarme Gran Torino es del doblaje. Excepto el gran Constantino Romero, los demás actores han realizado un trabajo pésimo que impide apreciar todo el drama y la tragedia cotidiana de la calle que se nos quiere contar.

    Sonido hueco y voces sin entonación aparte, el personaje principal, Walt Kowalsky, nos recuerda mucho a Terry McCaleb, el veterano agente del FBI de la estupenda “Deuda de sangre” y a Frank, el derrotado héroe de “Million Dolar Baby”. Como Terry, como Frank, Kowalsky no es un justiciero fuerte y poderoso, sino un ex luchador de mil batallas, también rudo, también debilitado por la edad y por la culpa. La película no es una buena película (demasiados tópicos, demasiado obvia, demasiada moralina, muy poca profundidad) pero se ve con agrado gracias al tono realista y al humor y la ironía de algunos diálogos.

    Las películas de Clint Eastwood sostienen siempre una ideología conservadora, esto es así y es lo que hay. Como espectador lo tomas o lo dejas. Unas veces con esa ideología hace grandísimas películas, otras veces no. Gran Torino no es una de las buenas, pero es interesante dentro del conjunto de su filmografía por la claridad con la que expone esta vez su forma de ver las cosas, por la forma en que se confiesa a través de su protagonista, por el modo en el que matiza aquí la violencia, por la forma en la que se arrepiente de ser tan “anticuado”, por el modo en el que el lenguaje racista pierde toda suciedad y se carga de humor y aprecio hacia los que son diferentes… Clint Eastwood se confiesa en esta película. Dicen que es la última cinta que va a protagonizar. Clint se confiesa entonces en la última película en la que da la cara. Como un enfermo deshauciado. Como un viejo que usa sus últimas fuerzas para implantar la justicia. Lo justo quizá es no juzgarlo duramente a pesar las apariencias.

    Clint, te perdonamos.

  3. Pedro said

    Hmmm, sí, evidentemente el doblaje es nefasto, lo que por desgracia no es una novedad en los últimos tiempos; yo tuve la suerte de verla subtitulada (estos piratas interneteros hacen maravillas, ahora se pueden ver por ahí casi todas las pelis en V.O. con muy buenos subtítulos, antes de su estreno comercial en España).
    En lo que discrepo es en lo estrictamente concerniente a los valores cinematográficos de la peli: en efecto, Clint, con su Kowalsky vuelve a poner el acento en sus últimos personajes, tipos “crepusculares”, de vuelta de todo, aunque con matices que lo diferencian a sus trabajos precedentes (sin olvidar que Eastwood lleva “puliendo” ese rol desde casi sus inicios en el spaghetti western).
    Sin embargo, a pesar de todos los tópicos y lugares comunes en que cae la peli, se respira algo diferente, no sé cómo explicarlo, que va más allá de ese alegato facilongo pro-“interculturalidad”…
    Sí que es interesante lo que apuntas sobre el conservadurismo del amigo Clint; a pesar de que es un acérrimo defensor de la causa republicana, en su cine es difícil encontrar algo más que una exaltación de la psicología de la particular “derecha” estadounidense, ejemplificada en la visión de las relaciones humanas (el individualismo exacerbado, por ejemplo) o la competitividad (la dualidad ganador-perdedor, o mejor el justo ganador y el justo perdedor), bastante más pulida que la de sus amiguitos Charlton Heston o John Wayne, por nombrar a alguno.

  4. Ana said

    Sí, bueno. Yo pagué mis 7 euros de entrada y encima tuve que verla doblada. Eso sí, ver películas en versión original subtitulada, ver películas que quiero ver y que no acaban de llegar al cine (la alemana La ola, por ejemplo) como no sea gracias a Internet no sé cómo puede hacerse.

    Ya nos lo dirá la Sinde, jajaja, la superguionista de “Mentiras gordas” (una pa adolescente que seguro que no sirve ni para bajarse).

    http://www.facebook.com/group.php?gid=76826011168

  5. […] Gran Torino […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s