Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

Slumdog millionaire

Posted by asociacionpya en febrero 23, 2009


Contamos a partir de hoy en este blog con la colaboración de Pedro Quesada, cuyas críticas en Filmaffinity son de las más valoradas (su alias es Babayu q). 

Hoy nos deja la crítica de la gran triunfadora de la noche de los Oscar de este año:  Slumdog Millionaire.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
slumdog_millionaire

Qué magnífica película, cómo me he divertido; Danny Boyle se ha currado su mejor obra sin duda, dirigiendo un guión de Simon Beaufoy que adapta la novela Q & A de Vikas Swarup. La historia es una extravagancia de tomo y lomo, honesta al mismo tiempo que inverosímil, un moderno cuento de hadas, eterna lucha entre el bien (el amor, las luces, los colores) y el mal (la oscuridad, la pobreza, la maldad, la intolerancia), con una espectacular ambientación, en Agra y Mumbai, metrópolis hipertrofiadas arquetípicas de ese universo tan peculiar y desconocido que es la India.

La trama sigue el triángulo formado por dos chicos, los hermanos Malik, Jamal y Salim, y Latika, el tercer lado. Me fascina cómo Boyle apuesta por el antagonismo entre los chicos: mientras el prota, Jamal, representa la pureza y la inocencia, Salim es el ángel guardián de la virtud de su hermano, conoce “el otro lado”, pero hace todo lo posible por proteger al pequeño, sacrificándose contantemente, conociendo a la perfección la mitad oscura de la existencia, aunque arriesgue todo en el empeño. Desde el principio es manifiesta dicha dualidad en esos slumdogs, chicos de chabola, iguales a los de casi cualquier lugar del mundo. La aparición de Latika simboliza la esperanza para Jamal, el futuro que apenas se puede vislumbrar en una vida en la que sólo hay lugar para el atroz presente.

Por ello la ventana del concurso televisivo es como una puerta cuántica, la certeza de que hay un más allá real y tangible… No nos debe importar que las preguntas que se formulen en ese programa coincidan sospechosamente con la trayectoria vital del chaval, ya que la vocación de la peli es claramente ser una ficción. En ningún momento Boyle manda señales de que esto no sea un cuento, una fábula, y así lo debemos disfrutar; no obstante, se aprovecha para realizar una visión crítica de la situación social hindú, con unas cargas de profundidad que tienen su mira en la religión, los tremendos contrastes, la televisión, etc. La peli contiene tantos frentes que es difícil no olvidarse de alguno, pero me quedaría con la fascinante belleza de esa historia de determinación, amor y destino, con esa maravillosa adaptación de la iconografía bollywoodiense (sin duda gracias a la co-directora, Loveleen Tandan), con esa banda sonora de A.R. Rahman (quizá excesiva su nominación al Óscar, pues no difiere en absoluto del color musical que contienen cientos de pelis hindúes), con ese espectacular trabajo de edición de Chris Dickens, con el talento narrativo a raudales que se ve en las pequeñas y grandes cosas (por ejemplo la escena de la representación de la ópera de Gluck, Orfeo y Eurídice, con un indudable paralelismo con la historia de Jamal) y la talentosa fotografía de Anthony Dod Mantle, parece que liberado de su adscripción al Dogma. Ah, y todos los actores están sobresalientes, sin excepción.

Me parece que los amiguetes que dan los premios del tío Óscar allende los mares han estado inspirados a la hora de reconocer los méritos de la peli: junto a los merecidos reconocimientos a grandes actores como Sean Penn y Kate Winslet, y los cantados efectos de campañas de promoción que le dieron a nuestra Pe y a Heath Ledger sus estatuillas, los ocho premios que se ha llevado la peli de Boyle no admiten discusión.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

El curioso caso de Benjamin Button

La ruta natural: No es Benjamin Button, es mejor

El intercambio


Anuncios

2 comentarios to “Slumdog millionaire”

  1. AZ said

    Bueno, Pedro. A mí también me ha gustado la película.

    Saludinos y gracias por participar 😉

    ………………………………………………….

    Slumdog millionaire ha sido la gran triunfadora de los Oscar recibiendo ocho de los diez a los que estaba nominada: mejor película, mejor director para Danny Boyle, mejor guión adaptado, así como fotografía, edición cinematográfica, mezcla de sonido, banda sonora y mejor canción.

    Una vez más, por suerte ocurre así los últimos años, la Academia premia la calidad y no otros factores que en muchas ocasiones han tenido gran peso. Slumdog Millionaire es una producción británica, un homenaje al cine de Bollybood, ha tenido importantes problemas de distribución, pero al final ha llegado donde tenía que llegar. Ha ganado el Premio Bafta, ha triunfado en los Globos de Oro y se ha llevado el Oscar.

    La película no ha gustado a todo el mundo, pero quizá es normal dada su originalidad. Danny Boyle es un director con estilo. Se recrea en la fotografía (que aquí tiene un particular color deslucido), trabaja a conciencia cada plano (espectaculares las tomas desde el aire de los suburbios de Mumbai, con las figuras de los niños que corren perdiéndose en el cada vez más pequeño rectángulo de la plaza)… Slumdog millionaire es una fábula y como tal hay que verla: una fábula irreal con final feliz para contar una historia que no es irreal sino todo lo contrario, demasiado fuerte, demasiado terrible; un cuento con música, con notas de humor, con una pizca de esperanza para hacernos enfrentarnos a la verdad: la pobreza, la desprotección de la infancia de una gran parte del mundo, el verdadero destino de millones de seres humanos…

    Criticar (como he oído y leído) que ya hay muchas películas que tratan sobre los niños de la calle es absurdo: cada una nos aporta algo, cada una lo hace de forma diferente. Criticar la mezcla de drama y ligereza también. Boyle ha optado por esa vía y le ha salido bien. No creo que sean aspectos que puedan considerarse negativos en sí mismos. Danny Boyle ha querido mostrar una visión más sobre un drama universal, pero lo ha hecho centrándose en un entorno muy concreto (una India llena de contrastes) y ha echado mano de esos contrastes para hacernos digerir la tragedia añadiéndole un poco de color, de música y de amor inocente (un amor sin besos como es de recibo en el cine indú).

    Slumdog millionaire es una película agridulce, más agria que dulce en el fondo, más dulce que agria en la forma. Una película que se hará un clásico por ser la primera en mirar a Bollywood, tomar los elementos de su cine (la mezcla de géneros, la espectacularidad, la música, etc.) y darles la vuelta para hablar no tanto del destino o de la forma de afrontar el destino sino de la injusticia de la sociedad.

  2. […] Quiero ser como Beckham y la recientemente oscarizada Slumdog Millionaire. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s