Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

Más alla de la figura mediática

Posted by asociacionpya en octubre 22, 2008


Estados Unidos tendrá por primera vez un presidente negro (bueno, más o menos negro, del todo del todo ya sería demasiado…).  Eso sí, la primera dama va a ser negra. La chica tiene buen aspecto, viste bien. Ok, se acepta. Da la talla. Lo único que se le pide a la esposa es buena imagen.

La pareja queda bien en el show de la política americana mientras un anciano McCain (perdedor de mil batallas) da la cara con la mayor dignidad posible. El espectáculo se desarrolla a lo largo del tiempo con pequeños capítulos en el telediario. Normalmente es monótono pero a veces se enriquece con momentos estelares: uno, la paleta de turno le hace a McCain una pregunta absurda y McCain, que en el fondo es justo e idealista, le contesta por fin una verdad: no, no señora, Barack Obama no apoya el terrorismo; otro, en el debate entre los aspirantes a vicepresidente el moderador les pide que hagan un último resumen de sus argumentos y Sarah Palin saca su flauta y se pone a tocar (como le fue bien en el concurso de talentos “pa” miss, igual le sirve también para ganar este certamen); otro más, es increible pero Colin Powell (Ex secretario de Estado de George Bush) ¡¡¡también apoya a Obama!!!!??

La película de las elecciones americanas ya nos la sabemos, está llena de tópicos y el argumento es poco novedoso, pero nos gusta verla porque suele mantener el intríngulis hasta el final. Sin embargo hay algo en ésta que no cuadra. Y no me daba cuenta de que era hasta que este fin de semana descubrí a Paul Pfeiffer en el MUSAC de León.

Paul Pfeiffer (Honolulu, Hawaii, 1966) realiza instalaciones en video. En su obra Pfeiffer nos invita a recuperar el sentido y la profundidad de las cosas y a fijarnos en todos los elementos (paisaje, edificio, espectadores, incluso las palabras…) que aparecen difuminados e ignorados junto a la figura mediática principal en los medios de comunicación. En la campaña americana, la sonrisa de Obama y su familia destaca sobre todas las cosas. Los directores de escena se fijan en detalles llamativos pero frívolos: se hace hincapié en la raza, se burlan de la paleta, nos reímos y se hacen bromas sexuales de la otra inculta (la ex-miss lo es pero está buena, eso sí), descubrimos que Colin Powell ha cambiado de chaqueta… Todo apunta a que esta vez el final ya está claro.

Además de darme cuenta de que esta vez todo está decidido antes de las elecciones, Pfeiffer me hace pensar: ¿Qué se quiere esconder? ¿Qué hay detrás de los personajes? ¿Qué elementos se distorsionan en ese paisaje? Es difícil que la gente de a pie lleguemos a saberlo. Pero hay algo detrás de este movimiento de fuerzas a favor de Obama. Confiemos en que la intención última sea positiva y no sólo dejar a Obama al frente de esta crisis mientras los “otros” esperan la vuelta de las vacas gordas. Eso sí, aunque sus proyectos de cambio no se lleven a cabo, la presidencia de Obama no será nunca un fracaso absoluto: habrá sido el primer presidente “casi negro” de la historia, algo mucho más “importante” (mediaticamente) que acometer las reformas sociales profundas que un país como EEUU necesita.

Anuncios

3 comentarios to “Más alla de la figura mediática”

  1. JC said

    Bueno, aunque haya entrado por el más puro de los enchufismos (la entrada cuenta igual como válida) he de reconocer que el blog está bastante bien (anticipo que juzgo por un único artículo y que noto cierto aire familiar en el “look and feel”) Prometo, aunque mi palabra valga menos que el espacio en el que se alojan estas páginas, si no hacerme un asiduo si al menos pasarme a hacer alguna visita esporádica cuando el tiempo y la memoria lo permitan (ya me gustaría a mi tener la clase y la expresión escrita básicos para poder escribir yo algo digno del interés del común de los mortales)

    Entrando un poco en materia, desde mi profunda filia hacia lo americano (en la concepción más estadounidense del término), lo primero es apuntar unas insignificantes correcciones ortográficas en lo referente a los apellidos de los candidatos presidenciales. La grafía correcta del candidato republicano (el respeto a su avanzada edad obliga a citarlo en primer lugar) es, en realidad, McCain (todo junto) insinuando más probablemente el origen escocés de sus ancestros que su intención de convertirse en un popular Maestro de Ceremonias.

    En el caso del candidato de color (si bien, al parecer, no queda del todo claro de qué color) su nombre es Barack (en este caso es más que probable que, a lo largo de las generaciones, su nombre haya evolucionado del hebreo Barak – ver Libro de los Jueces (en la Biblia, aunque con el ego y los aires de grandeza de alguno de los miembros de la denostada justicia, con minúsculas, en la actualidad cabría buscar su nombre entre los miembros de alguna de las más sacrosantas instituciones de nuestro país) Alguno pensará a estas alturas que más le hubiese valido al por ahora candidato conservar la ortografía original para ganarse el favor del afamado lobby judío que puede ayudar a decantar, en un par de semanas, el pulso electoral que se avecina.

    Insisto en que, a pesar de que todos (en el sentido más global de la palabra) llevemos prácticamente un año leyendo a diario los nombres de ambos candidatos (lo fueron también en sus respectivos caucus y primarias), escribirlos incorrectamente no puede ser calificado más que como “falta leve”. A menudo sin embargo, los de este lado del charco, nos amparamos en nuestras mayores raíces culturales (cabría preguntarse si los estadounidenses no son, a la postre, tan herederos de la cultura grecorromana como nosotros) y aprovechamos cualquier falta leve cometida por los habitantes de un país equiparable – en extensión y en población a las Uniones Europeas (de los 12, de los 15 o de los 27 y creciendo) – para calificarlos de ignorantes y/o “paletos” (por reutilizar el término despectivo de la autora)

    En el caso de la señora Palin, de 44 años, (mi prima europea, de edad similar a la suya, se sacó también el pasaporte por primera vez el año pasado y no recuerdo a nadie haberla tratado de inculta por ello) cabe recordar que aún debemos referirnos a ella como Gobernadora de Alaska (si dicho estado se tratase de un país tendría un PIB similar al de Bielorrusia, ocupando el puesto 68 entre los 180 países del mundo, según el Fondo Monetario Internacional) si bien es cierto que fue miss antes que fraile si se me permite la expresión (mi prima, modestamente, no fue nunca tan bien parecida)

    En España, no queriendo estar tan alejados (ahora más que nunca, ya que suplicamos amargamente por una invitación a la cumbre del G-20 organizada por el país ante cuya bandera se sientan nuestros representantes – por no limpiarse con ella salva sea la parte), tendríamos con tan solo cambiar una letra de sus apellidos una alter ego de Sarah a la que, si bien no se le conoce más actividad profesional que vivir de los dineros públicos a la sombra del partido patrio más socialista y obrero, se le supone por región geográfica de nacimiento una cultura superior y un saber hacer excepcional (se ve que nuestra paisana tampoco cosechó las mieles del triunfo en concursos de belleza)

    Unos últimos, y brevísimos apuntes para la reflexión (los calvos también dormimos y se me está haciendo alarmantemente tarde):

    – Lejos de quitarnos el sombrero ante la libertad democrática individual de los norteamericanos ejemplificada en las declaraciones de Mister Powell y alejada de la “disciplina de partido” más habitual en nuestro país, entiendo que hablaríamos de transfuguismo si se nos presentase aquí un caso similar

    – No siempre ha de haber “algo detrás”, podemos buscar conspiraciones donde no las hay pero ello no tiene por que darnos más fruto que una, quizás entretenida, pérdida de tiempo(los detractores de la línea editorial del diario El Mundo no podrían estar más que de acuerdo con este punto aunque ellos, como yo, lo opinan gratuítamente mientras el diario mantiene – si no aumenta – los ingresos derivados de la venta de ejemplares)

    – Podríamos ir más atrás en el tiempo e investigar la posibilidad de que la crisis (que crisis?) en la que vivimos haya sido premeditada, planificada y organizada desde hace años con el único objetivo secreto y malévolo de perjudicar a Obama? Habrá sido Joe el fontanero un simple daño colateral de la misma?

    – Por último (pero no por ello menos importante) yo también estuve en el MUSAC la semana pasada (si alguien, lo dudo, ha tenido el aguante como para llegar hasta aquí en la lectura me veo en la obligación de advertirle que la visita al Museo es gratuíta y tras cinco minutos de observación comprobé con estupor que era caro – soy un escéptico en lo relativo al arte (de nuevo con minúsculas) contemporaneo). Aún así, la exposición de la obra de Paul Pfeiffer (sin relación alguna con Marilyn Manson ni con “Aquellos maravillosos años”), sirve como muestra de la capacidad de los norteamericanos para evitar que su más básica cultura y educación les impida colocar sus obras de arte en nuestros (europeos) museos públicos (financiados con mi dinero) más exquisitos.

  2. Cursor said

    A veces dudo de las encuestas, pero en esta oportunidad aun mas.
    La pregunta que se realiza al electorado antes de unas elecciones es “Ud por quien piensa votar”, como resultado se obtiene la “intension del voto”.
    Quiero decir con esto que normalmente hay alguna diferencia entre lo pronosticado y lo real, la razon es que la gente no siempre dice la verdad al ser entrevistado -o cambia de opinion-.
    En esta oportunidad pienso que el resultado final sera sorprendente !!!
    Salu2

  3. asociacionpya said

    Hola JC. Tardé un poco en darme cuenta de quien eras, pero ya me ha ayudado nuestro amigo común. Bienvenido.

    En primer lugar decirte que no sé si todos los temas del blog te interesarán pero que me alegro de que éste te haya llevado a participar.

    En segundo lugar, ya sabes que lo único que escribo medianamente bien es poesía y especialista, por mi formación académica, sólo lo soy en Literatura (eso sí, la Semiótica es una ayuda inestimable para hacer una buena crítica de cine, así que fiaros de mis recomendaciones). Ahora bien, el resto de temas de los que trato en este blog son aficiones, temas que me interesan… sé que hay mucha gente que comparte mis gustos y mi forma de ver las cosas, pero admito que mi opinión es sólo una opinión. En el caso de este post, ni soy periodista, ni soy especialista en política internacional, mi información es la de una ciudadana normal que ve las noticias, que lee el periódico… mi opinión, como la de casi todo el mundo, está basada en la información incompleta, casual, seguramente sesgada, seguramente tendenciosa, que me llega desde los medios de comunicación.

    Y ahora van las aclaraciones:

    – No tengo ninguna fobia ( ni profunda ni superficial ) a lo americano.

    – No presupongo que los europeos por serlo seamos un cultura superior a la americana.

    – La paleta a la que vi preguntandole a McCain si Obama era amigo de terroristas es paleta por hacer esa pregunta, no por ser americana (faltaría más).

    – Sigo pensando que lo de la señora Palin es “demasiado”: No estoy hablando de lo del pasaporte… ¿Te parece normal concluir un debate sacando la flauta? Y todo lo que le he oído decir… es medio nazi, de verdad… No califiques sus faltas como leves porque no lo son. Y en cuanto a que ha sido Gobernadora de Alaska… ¿Y…? Bush hijo ha sido Presidente del país más poderoso del mundo y todavía no le he oído decir ni una sola cosa medianamente inteligente… y como él a muchos políticos españoles y europeos, incluso a miembros de la realeza…

    – Comparto contigo tu opinión sobre Pajín y otros políticos de ese tipo. ¿Quién puede fiarse de alguien que nunca ha tenido un trabajo distinto al de la política?

    – No hablo de conspiraciones, hablo de mirar más allá, de que me parece sospechosa esa victoria adelantada, hablo de que los medios de comunicación nos hacen fijarnos en aspectos llamativos pero insignificantes y que lo importante, lo que está en manos de alguien que no somos los ciudadanos, se esconde, se disimula en un fondo que aparece borroso, tras las figuras mediáticas y los titulares que interesa destacar.

    -Último: el arte contemporáneo es difícil de entender. El MUSAC me gustó. Para otra vez haz la visita guiada. Seguro que lo disfrutas más 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s