Punto y al arte

Literatura, arte, música, cine… para una “inmensa minoría”

  • Asociación Punto y al arte

    La Asociación Punto y al arte tiene como objetivo fundamental la promoción de autores y creadores que en nuestro modesto parecer son excelentes. Pueden ser más o menos conocidos, pueden ya haber salido a la palestra o no. A través de esta página y a través de nuestras publicaciones, queremos compartir todo aquello que nos apasiona, sabiendo que hay una "inmensa minoría" que disfruta de las mismas cosas que nosotros.
  • Participa

    - Envíanos tus poemas, cuentos, fotografías, etc.
  • - El consejo editorial de Punto y al arte seleccionará y publicará los mejores.
  • - Participa también opinando sobre las obras aquí expuestas.
  • Correo electrónico

    punto.y.al.arte @ gmail.com
  • Posts Más Vistos

  • Síguenos en Facebook

    facebook
  • Tu correo electrónico.

  • Suscribirse

  • Meta

La oveja negra

Posted by asociacionpya en junio 23, 2008


En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.

Fue fusilada.

Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.

Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Augusto Monterroso

Anuncios

Una respuesta to “La oveja negra”

  1. palominomanuel@uniovi.es said

    Desde aquella plaza se podía observar como las calles se fugaban en forma de semicírculo. Había quedado con X a las cinco de la tarde en el obelisco y eran las cinco y cuarto. Por esa época me encontraba leyendo a Vitrubio. La enigmática orientación por él propuesta para hacer oír claramente el don de la elocuencia era una propuesta sólida aunque ideal de la ciudad perfecta que observamos en Adocentyn. La arquitectura al servicio de la elocuencia, dónde los prudentes observaban y los oradores exhimían.
    Ya antes había reparado en aquel rastro de color que parecía moverse más rapido que su silueta. X llegó con treinta minutos de retraso en los que yo me entretenía con tales disquisiciones concéntricas. Me pidió que le disculpara porque había tenido que atender cuestiones de supervivencia cotidiana y que me dijo que estaba en la ciudad más provechosa para mi asunto. Yo sabía que era la mancha cromática que me había estado analizando porque ni siquiera se había preocupado en disimular sus vestiduras. Me dijo que en aquella ciudad nada era lo que parecía, que estaba plagada de símbolos destinados sólo a aquellos que venían con una predisposición para destacarlos. La entrada a aquella barriada y a aquella plaza me había sido saludada por una mampostería robusta, extraída sin duda de un extraordinario teatro antiguo que hundía sus más hondas raíces bajo aquel trazado semicircular, y que sus más cercanos vecinos no sabían interpretar y jugaban a ocultar. De todas las muestras que conocía aquel conjunto era único porque la grada, que en otros edificios similares se encontraba en la parte superior, aquí se colocaba en la inferior, de tal manera que aquellas casas-cuartel yacían sobre una especie de pequeña colina con capacidad para veinte mil personas hacinadas y obligadas a contemplar hacia la parte más alta. Al final toda mi percepción estaría distorsionada.
    Se suele decir que el teatro es un fenómeno único, pero aquella función era un acto también íntimo, en el que cada invitado presenciaba un mensaje personal e indescifrable para los otros. Aquella ciudadela y sus gentes permanecían más allá de mis más superficiales y profundas apreciaciones, tan interiorizada, tan distinta del tópica que nos resume todo lo visto antes hasta asemejarlo. Me encontraba en el centro del prisma, dentro de aquel obelisco perfecto que mutaba en cada nueva mirada que le dedicaba y a las que estaba condenado si quería reconstruir la memoria del conjunto. Cada vez que lo contemplada era algo muy distinto…

    Perdón por este establecimiento. Me gustarái escribir a la limón un pequeña novela. Gracias por las propuestas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s